Parece que el frío invernal concede una pequeña tregua a los que se animan a calentarse subiendo por la visera. Me reúno con Jorge para escalar esta bonita vía que atraviesa prácticamente recto este gran desplome que es la visera de Riglos. Nos llevamos un par de friends, pues habíamos leído en algún blog que las chapas alejan un poco en el segundo largo, pero no metemos ninguno. Me toca el L3, 7a+, pero se me resiste, Jorge lo recupera liberandolo (que titán!). Llegamos al L4 (7a), Jorge lo sube sin fortuna, pero yo logro encadenarlo de segundo. Luego un 6c+ buenísimo y largo, y por último el largo estrella de la visera, común con SuperCrack y con Zulú Demente. Liberamos hasta que los antebrazos estallan, y luego colgándonos para pasar el bloque final de esta gran vía. Pongo algunas fotos:

Un saludo!