Y aquí estoy compartiendo los días con lo que más tememos los toxicomanos del deporte como yo, las lesiones. Además no es que tenga solo una lesión la que me deja apartado del panorama, si no que son tres lesiones repartidas por mi cuerpo las que me obligan a un reposo casi absoluto salvo alguna carrera continua suave y alguna excursión por montaña tranquila. Pero nada de escalar, ni alpinismo, ni bici, ni rocodromo, ni crestas, etc.

Paciencia, no hay otra, no es la primera vez que estoy alejado de lo que más me mola por culpa de las lesiones.

Aparte de ejercicio suave y algo de trekking, el tiempo que dedicaba antes a hacer el cabra por el monte lo estoy dedicando a la literatura de montaña, que con el tiempo me ido pillando libros de montaña de todo tipo y ahora es tiempo de darles caña ya sean de entrenamiento-técnica de alpinismo, esquí, escalada, como libros de escaladores que cuentan sus historias, como libros de medicina de montaña, tema interesante para estar al día, o como libros de reseñas ya sean de roca o hielo, que aunque ahora no pueda hacer nada me mola soñar con futuros objetivos-vias.

Trekking suave por el valle de Mulleres y por el lago de Cavallers:

valle de Mulleres,

Cavallers,

Tiempo de lectura de montaña:

libros de técnica, entrenamiento, seguridad,etc:

la vida de alpinista de Cassin, los free solos de Huber y una trágica historia en el K2:

Nociones de medicina/socorrismo en montaña.

las reseñas de futuras escaladas que no falten,

mas motivación en forma de libros de montaña,

¡ VOLVERÉ !