Una tarde de otoño es perfecta para Riglos. Y es que hay tantas y tantas vías que siempre te faltan por hacer. En esta ocasión me acompaña Laura a la vía ‘Lucía’ que sube a la Aguja Roja en 3 largos-‘largos’.

Como no se repite mucho, y al haber llovido en abundancia estos días, nos encontramos roca riglera del color propio, un marrón que no da pistas, aunque la escalada aquí es bastante intuitiva.

 (Laura en en L1)
 (Empezando el L3)
Cabe decir que hay tramos sueltos en la vía. Pero mi compañera se preocupa mucho por la comunidad de escaladores, y se encargó de limpiar un poco el primer largo…
Un saludo!