La Aguja Juncadella,

El 2 de enero amanece muy malo, viento, frío, mucha nubosidad. Además del cansancio del día anterior, que fue duro. Así que yo me marco un día entero dentro de la tienda, y del saco. No así Miguel, que por la tarde se anota en solitario la ascensión a la Aguja Juncadella.

El 3 de enero amanece bueno pero con mucho viento.

Este día lo dedicamos a recoger toda la tienda y a prepararnos las mochilas para irnos. Yo antes le doy un intento a la Aguja Juncadella, pero cuando llego al corredor de acceso a la cima hace muchisimo calor y están empezando a caer varias purgas, no lo veo claro y me piro otra vez a la tienda. Luego me doy la vuelta y veo como cae un purga en el corredor de subida. Otro día le daré.

La mochila sigue pesando mucho, pero ahora es todo bajada hasta el coche. ¡ Esperamos volver pronto !

Preparado para el ataque y para el fuerte viento que hay,

la purga en el corredor,

adiós Aneto,

última mirada al valle que ha sido nuestro hogar estos días,

y para abajo,

de vuelta al coche y para casa,