Mi objetivo para hoy era subir hasta la bassa d’oles con estas características,

pero cuando empiezo a subir me doy cuenta que tengo el cambio reventado, no me cambia los piñones, no me sube más del tercer piñon pequeño, teniendo que mover un desarrollo bastante heavy para estas rampas.

Al acabar el kilómetro 2 intento reparar los cambios sin ningún éxito,

intentando arreglar los cambios,

al acabar el km 3 me entra la risa, tengo que subir una pendiente del 13% con este desarrollo, duro,

en este cruce por fin llanea la subida, salvado,

el famoso plan batalher,

en este cruce decido bajar ya dirección Gausac-Vielha, ya que con los cambios reventados se me hace muy duro subir,

estos 5 km para otro día,

en este punto hay un balcón con unas buenas vistas:

Montlude,

el pueblo de Vilac,

el pueblo de Mont,

aquí, barrita energética y para abajo. Al final han sido 11,5 km en 1 hora 20 minutos contando las paradas para beber, comer e intentar reparar la bici.

el recorrido y el perfil,

Por otra parte, he retomado las actividades de correr y entrenar en rocodromo.

Las actividades de correr y entrenar en rocodromo me las he dejado para el final ya que son las que más impacto directo tienen sobre mis dedos amputados del pie derecho y tampoco tenía mucha prisa en forzar.

Pero ya tenía ganas, ya que son dos entrenamientos muy buenos, correr es un ejercicio aeróbico muy bueno de cara a las actividades largas, Simone Moro, en una entrevista dice que corre 140 kilómetros a la semana. Y el entrenamiento en rocodromo-bulder luego se nota en las escaladas en pared.

La vuelta ha sido un poco frustrante ya que en el roco al principio no podía ni colgarme y mis travesías han sido de 4-5 movimientos, pero bueno, poco a poco.

en el rocodromo,

preparándome para una sesión de running,