Ya es hora de poner a prueba la flecha blanca a manos de los hermanos Larrosa.
El dúo probará suerte con los tres Infiernos en una travesía circular en el día.

Conforme avanza el viaje se barajan varias ideas. Al final, tras largas elucubraciones y después de haber perdido el mapa, decidimos adentrarnos hacia los Infiernos desde el balneario de Panticosa.

Tomamos el camino que conduce al Garmo Negro. Hace buen tiempo y nos cruzamos con más gente. A la media hora encontramos el desvío que dice Arnales. Nos dirigimos hacia el cuello de Pondiellos, o al menos eso creemos.

El hecho de no tener mapa nos desvía hacia el cuello de Saretas, a la base del Arnales.

El recorrido es prácticamente idéntico, y ya trepamos un poco hasta llegar a la más occidenal de las cimas.

A partir de ahí, cresta y reposo. Nos queda el descenso, que cómodamente realizaremos por los ibones Azules y el resto de límpidos lagos que circundan las marcas rojiblancas del GR.

Nueva zona para José.

Ya sólo refrescarse en Casa de Piedra y volver de una pieza en el carro blanco. Un saludo montañeros.