El fin de semana pasado hemos aprovechado para escalar unos cuantos aragoneses en las inmediaciones del Parque Nacional de Sierra Espuña, en Murcia. A casi 600 km de casa, las paredes de Leyva ofrecen a sus visitantes itinerarios de roca caliza verticales, fisurados, y algun que otro desplome de no más de 200m, pero intensos.

Me acompañó un compañero del grupo de tecnificación de alpinismo de Valencia, Diego ‘Mija’.
Decidimos comenzar con la vía Carrillo – Vera, muy facilmente localizable en la pared pues es una fisura muy característica. La vía está íntegramente con parabolt, además cercanos entre sí. Son poco más de 130m distribuidos en tres largos, con una dificultad máxima de 6b+ o V+/A0. La escalamos toda en libre, excepto un paso en el que yo me tengo que colgar, ‘pedalear’ y poner un friend C#0.75 para tirar de él y progresar, abriendo el último largo, aunque creo que se pasa tambien bien sin éste.

Llegamos arriba en algo menos de dos horas, y comienza a llover, por lo que desechamos la idea de escalar una segunda vía. Llevábamos en mente “Gállego-Carrillo”, o “Historia Interminable”, pero en otra ocasión tendrá que ser.

Recomiendo éste lugar, sobretodo a quienes lo tengan más o menos cerca 😉

Un saludo.