El fin de semana pasado decidí que ya era hora de ‘atacar’ con Alex esa gran mole de conglomerado que da carácter al pueblo de Riglos, por en medio. La primera de las vías que realizamos fué la vía murciana, anteriormente conocidá como Alberto Rabadá.
Son 8 largos que suman 300 metros con una dificultad máxima de 6c/+. De todos modos al estar reequipada y conservar buena cantidad de clavos fiables el grado obligado queda alrededor del V+, si se combina con algo de destreza en artificial equipado, algo como A1. En términos generales, increible ruta.

Reseña
Hasta la vista! (Álvaro)